Pilates y, Antoine de Saint- ExÚpery.

Grandes enseÑanzas

“Lo esencial es invisible a los ojos”.

Una frase, donde te hace llevar a lo más profundo de la existencia Humana.

Un viaje, una mirada, lo espiritual, el otro.

No somos solo un físico, una célula, una mente, o un estado espiritual. Somos con el otro.

Un libro, que no te puede faltar en la mesa de luz y, tomarlo cada tanto para recordar, y poner en práctica cuestiones que nos hacen realmente Humanos. Seres Humanos, más allá de la moral y de la religión.

A continuación, parte del libro, que no está dedicado para niños.

—Te amo —le dijo el Principito.
—Yo tambiÉn te quiero —respondiÓ la rosa. —Pero no es lo mismo —respondiÓ Él, y luego continuÓ— Querer es tomar posesiÓn de algo, de alguien. Es buscar en los demÁs eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía.
Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueÑarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

“Querer y amar son ambos sentimientos maravillosos pero, sin duda, distintos.

Todos (o casi todos), tenemos un propósito firme e intangible en nuestra vida: amar a alguien con todas nuestras fuerzas.

Pensamos en esto y lo deseamos fervientemente por el simple hecho de que pensamos que la consecución de estos objetivos nos encamina a la felicidad.

No nos equivocamos al pensar que el apego saludable es indispensable para recorrer nuestro mundo.

Sin embargo, por diversas razones, acabamos confundiendo el querer con el amar y viceversa.

Como consecuencia de esta confusión llenamos nuestra mochila emocional de falsos “te quiero” y de “te amo” vacíos.

—Ahora lo entiendo —contestó ella después de una larga pausa. —Es mejor vivirlo —le aconsejó el Principito
Pilates, ir mas alla